El reto de la calidad en investigación cualitativa
Page 2

El reto de la calidad en investigación cualitativa

Reto de la calidad en investigación cualitativa

2.3  Negociación de significados

Otro concepto fundamental de la metodología cualitativa nos remite a la necesaria negociación de significados en la investigación, que incorpora además la idea de devolución de resultados. Como sabemos bien gran parte del éxito de la investigación cualitativa (y en verdad de su propia posibilidad) se basa en la capacidad del investigador o investigadora para llegar a comprender a otras personas, situaciones o contextos, es decir, de llegar a captar lo que para esas personas significan. Nada nos impide (y en verdad es otra forma de retroalimentación) pre-testar, validar o matizar nuestras interpretaciones con los propios sujetos de quienes las hemos tomado. Quizá sea esta una de las mayores demostraciones de búsqueda de calidad en nuestro trabajo: confrontarlo con sus protagonistas. Ello no siempre es posible de una forma directa, ni mucho menos exhaustiva (es decir con todos los sujetos) pero siempre existen estrategias que nos posibilitan esa “negociación”. En definitiva, y una vez más, anteponemos a cualquier otra consideración la calidad de nuestros resultados (que, entre otras cosas, nos da la medida de su utilidad e interés).

2.4  Inducción analítica

El concepto de saturación teórica ya presentado me permite finalmente abordar otra de las ideas clave en investigación cualitativa, formalizada en el concepto de inducción analítica. La inducción analítica, en verdad, es el concepto que desde su propia formulación representa un criterio de calidad de la investigación cualitativa, pues invita a la búsqueda enfática de evidencias que contradigan nuestros hallazgos y conclusiones. Aunque se popularizó en el clásico libro de Glaser y Strauss de 1967 The Discovery of the Grounded theory, su formulación es muy anterior y está ya presente en la obra clásica de Thomas y Znaniecki El campesino polaco en Europa y en América. Su puesta en práctica puede resumirse en: cuando creemos haber llegado a la comprensión de una situación, colectivo o proceso, y para ello nos basamos en el análisis de un número de casos que así lo validan, hemos de hacer el esfuerzo de buscar nueva evidencia (lo que supone quizá ampliar la muestra y/o matizar el análisis) que pudiera invalidar nuestras conclusiones. Esto tiene una misma finalidad, pero por un doble camino. De una parte (y si no encontramos tal evidencia contradictoria a nuestras conclusiones) las fortalece pues no sólo podemos afirmar lo que afirmamos en base a lo hallado sino que también podemos afirmar que no hemos hallado nada que nos desautorice. Pero igualmente robustece la calidad de nuestras conclusiones el hecho de encontrar, efectivamente, esos casos discordantes, que no se adaptan a nuestra interpretación inicial: nos obliga a reconsiderarla, depurarla o mejorarla para que, ahora sí, sea verdaderamente válida para la comprensión del objeto en toda su complejidad.

Una reflexión final sobre difusión e impacto

Quiero finalizar esta intervención compartiendo una experiencia de investigación propia que, observada ahora desde el prisma de la calidad, bien puede servir como conclusión. Y aunque la reflexión que contiene ya la he compartido en otros foros al hilo del compromiso del investigador o investigadora con la difusión de sus resultados me parece que también puede proporcionarnos una meta-lección en términos de calidad. Si nuestro trabajo no llega a sus destinatarios sus estándares de calidad, por altos que sean, no habrán servido para nada. Quizá nuestro compromiso con nuestro trabajo no deba terminar con el punto final del informe y su entrega a quien lo encargó. No parece inadecuado en este contexto plantear poner, también en la difusión, todo nuestro empeño en la calidad. Lo argumento con la siguiente experiencia.

3.1  El caso del documental 5 segundos

Aunque el documental 5 segundos se estrenó en el año 2007 para situar su génesis hemos de remontarnos al otoño de 2003, cuando la organización Aspaym-Madrid[1] solicitó a los profesores Juan José García de la Cruz y Juan Zarco la realización de un estudio “sociológico” sobre la especial situación de las mujeres con una lesión medular grave (con consecuencias de paraplejia y tetraplejia). En aquel momento defraudamos la expectativa del equipo de la sección de mujeres de Aspaym y en lugar de proponerles una encuesta, como esperaban, les ofrecimos la realización de un estudio cualitativo. Salvadas las usuales reticencias iniciales planteamos un trabajo de campo consistente en la realización de cuatro grupos de discusión con mujeres con lesión medular de diferentes perfiles. La cantidad, calidad y riqueza de los datos obtenidos generaron un informe de investigación cuyos resultados se plasmaron en el libro El espejo social de la mujer con gran discapacidad[2], obra objeto de celebración por los medios especializados y, en poco tiempo, de referencia para las personas afectadas que tuvieron ocasión de consultarla. Su difusión, sin embargo, desde el principio nos pareció muy limitada. Pese al interés de sus contenidos (lo que se afirma sin ninguna modestia, ni falsa ni auténtica, pues se trata de una pura devolución, interpretada, de la propia realidad social que nos había sido relatada) el esfuerzo de la lectura de un libro, fuera del contexto académico, intelectual o profesional, se nos reveló como insuperable para la mayoría de las personas de las que supimos que tuvieron acceso a él.

Al año siguiente, en 2005, el mismo equipo fue solicitado para una posible continuación o ampliación del estudio anterior. Sopesadas distintas posibilidades, y basándonos parcialmente en los hallazgos de la investigación anterior, propusimos la realización de una segunda parte en la que fueran los familiares directos (dada la relevancia del grupo familiar primario), y no las propias mujeres afectadas de lesiones medulares, quienes relataran y describieran, también en el contexto de un estudio cualitativo, sus vivencias acerca de sí mismos y su relación con su familiar con discapacidad. En ese contexto planteamos, y realizamos, una investigación con seis grupos de discusión, dos compuestos por madres de mujeres con gran discapacidad, uno con padres, otro con hermanos y hermanas, otro con parejas y, finalmente, otro con hijos e hijas[3].Los hallazgos de ese segundo abordaje empírico confirmaron ampliamente lo aprendido en el estudio anterior, si bien introdujeron una serie de matices de trascendencia para la comprensión holística de la situación de discapacidad al conocer de primera mano el punto de vista de los distintos familiares. En cuanto a la publicación y difusión de los resultados, desde la asociación que auspició el estudio, se nos transmitió el deseo de que el libro que los contuviera fuera menos “ladrillo” que el anterior (que en verdad constó de apenas 200 páginas prácticamente desprovistas de las habituales, pero engorrosas, citas académicas). A tal efecto diseñamos y realizamos una especie de “guía de consulta” para familiares de personas con discapacidad con algunas de las claves discursivas y apenas trabajo de análisis (García de la Cruz y Zarco, 2006), que resultó muy bien recibida pese a contener, para ser honestos, un escaso contenido digamos hermenéutico. Aún así, los autores de la investigación, publicaron un texto más completo y complejo (García de la Cruz y Zarco, 2007) que tuvo por título el nada políticamente correcto La familia discapacitada. Más allá de la extensión de la situación de discapacidad al grupo familiar, que desde luego también, tal título contenía una provocación/invitación a la lectura. Su difusión lamentablemente fue muy inferior a la de la obra que contuvo el primer estudio. No creo que las ventas hayan llegado aún al medio centenar.

Como sea que el desmantelamiento del Estado de Bienestar aún no había comenzado su devastadora escalada hasta la situación actual, por tercer año consecutivo la asociación Aspaym Madrid fue subvencionada para continuar el estudio de la situación social de las mujeres con gran discapacidad, y también por tercera vez se recurrió al mismo equipo. Por aquel entonces hubiera parecido que el paso más evidente en la investigación en desarrollo hubiera sido extender las indagaciones a nivel del conjunto de la sociedad (habida cuenta de que la primera fase se centró en las protagonistas y la segunda en su entorno social mas próximo: la familia). Dos motivos explican que tal paso decidiera no darse, y, a la vez, el porqué de la opción audiovisual que finalmente se siguió. En primer lugar el abordaje de un estudio sobre la percepción, actitudes, o lo que fuera, de la sociedad española ante la discapacidad necesariamente debería de acometerse por medio de una encuesta. Limitaciones metodológicas nos sugerían la necesidad de abandonar la estrategia cualitativa que tan excelentes frutos nos había dado. Y eso mismo explica la segunda razón. No fue una cuestión de fidelidad a una metodología (que siempre ha de ser función del objeto de estudio, y no al revés) sino más bien de fidelidad a los sujetos que participaron en las dos fases anteriores, de una parte, y de fidelidad o compromiso con los resultados hasta el momento obtenidos. No estábamos nada satisfechos con el nivel de devolución que habíamos alcanzado con la publicación de esos tres libros y nos parecía, aún nos lo parece, que no podíamos dar por concluido nuestro trabajo hasta que consiguiéramos un nivel de difusión acorde, como mínimo, al nivel de comprensión alcanzado gracias a la implicación de las personas con las que habíamos trabajado.

Esos dos conjuntos de motivos fueron los que nos hicieron intentar poner en marcha una idea basada en el uso de los medios audiovisuales en el contexto de la investigación social cualitativa (que llevábamos años acariciando) y que planteamos como última fase de la investigación y, por así decir, su colofón. Se trataba de reunir, en formato audiovisual, los resultados de casi tres años de investigación cualitativa sobre discapacidad. Resultados a los que, hasta el momento, nos parecía que no habíamos sido capaces de hacerles justicia. Así comenzó la aventura de 5 segundos, auspiciada por nuestra intuición, compromiso y entusiasmo, pero carente por el contrario de un bagaje audiovisual anterior. Tal circunstancia nos llevó a buscar, y conseguir involucrar en el proyecto, a una empresa productora audiovisual primero y a un guionista posteriormente[4] quienes se incorporaron al proyecto que comenzaba y que finalmente se materializó, en 2007, en un documental de 20 minutos de duración basado en los resultados de la investigación y plasmado a través de los testimonios dados a cámara por casi una veintena de mujeres con gran discapacidad y sus familiares directos.

Cuando empezamos el documental no sabíamos cuál iba a ser su forma definitiva. Ni siquiera habíamos pensado qué imágenes necesitaríamos ni cuál sería la estructura narrativa. En verdad no sabíamos nada de cómo convertir nuestros hallazgos en formato audiovisual, sentíamos que queríamos hacerlo. Y lo más importante, sentíamos que estábamos en deuda, que no habíamos cumplido  con nuestro compromiso con la calidad de nuestro trabajo cualitativo: no había llegado a suficiente gente. En octubre de 2014 el documental llevaba 14.400 visualizaciones en internet.

Referências

Blumer, H. (1969). Symbolic Interactionism: Perspective and Method. California: University of California Press.

García de la Cruz J.J., Zarco, J. (2004). El espejo social de la mujer con gran discapacidad. Madrid: Fundamentos.

García de la Cruz, J.j. y Zarco, J. (2006). La mujer con gran discapacidad: Hablan sus familiares. Madrid: Aspaym-Madrid/Obras Social Caja Madrid.

García de la Cruz, J.J., Zarco, J. (2007). La familia discapacitada. Madrid: Fundamentos.

Pedraz, A., Zarco, J., Ramasco, M. y Palmar, A. (2014). Investigación cualitativa. Madrid, Elsevier.

Plummer, K. (2004). Prólogo a la edición española de William I. Thomas y Florian Znaniecki. El campesino polaco en Europa y en América (edición a cargo de Juan Zarco). Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas, 14.

Young, A. (1982). The antropologist illness and sickness. Ann Rev Antrophol, nº 11, pp. 257-285.

Znaniecki, F. (1934) . The Method of Sociology. New York: Farrar & Rinehart.

Thomas, W.I., Znaniecki, F. (2004). El campesino polaco en Europa y en América. Centro de Investigaciones sociológicas. Madrid: BOE.

[1]  Aspaym son las siglas de la Asociación de parapléjicos y grandes minusvalidos

[2] El libro El espejo social de la mujer con gran discapacidad (Garcia de la Cruz y Zarco, 2004)  contiene en lo esencial los resultados de la investigación aludida. Allí pueden consultarse todos los datos relativos a metodología, composición de los grupos, ficha técnica, etc., además del análisis e interpretación de los resultados. La obra está disponible en descarga libre y gratuita en Internet, entre otros lugares en el enlace http://www.cocemfeasturias.es/fotos/o8GwFy5VAqnoZI8ygVt.pdf

[3]  Los resultados de esta segunda parte de la investigación también están publicados, en una versión resumida en Garcia de la Cruz y Zarco (2006) y, de manera más extensa, en García de la Cruz y Zarco (2007)

[4]  La productora fue Olaria TV (http://www.olatiatv.com) que ya había gestionado las grabaciones de audio de los grupos de discusión de las fases anteriores, y el guionista Juanjo Ibáñez,  guionista de reconocido prestigio en trabajos documentales y también de ficción y a quien se tuvo acceso  por relaciones personales. El documental 5 segundos puede visualizarse en el siguiente link: http://www.youtube.com/watch?v=ahfQvO9yZaE

Publicaciones relacionadas

[4]  La productora fue Olaria TV (http://www.olatiatv.com) que ya había gestionado las grabaciones de audio de los grupos de discusión de las fases anteriores, y el guionista Juanjo Ibáñez,  guionista de reconocido prestigio en trabajos documentales y también de ficción y a quien se tuvo acceso  por relaciones personales. El documental 5 segundos puede visualizarse en el siguiente link: http://www.youtube.com/watch?v=ahfQvO9yZaE

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Noticias Relacionadas

El Análisis de Contenido es una técnica de análisis de datos, recolectados de varias fuentes, pero expresados, preferentemente, en textos o en imágenes. La naturaleza de estos documentos puede ser muy variada, como material de archivo, textos literarios, informes, noticias, comentarios evaluadores de determinada situación, diarios y autobiografías, artículos seleccionados a través del método de revisión de la literatura, transcripciones de entrevistas, textos solicitados sobre un determinado tema, notas de campo, etc.
En el capítulo realizaré un breve recorrido histórico sobre los orígenes y evolución de la investigación cualitativa en general y en España en particular. Procuraré transmitir información básica sobre la evolución de la metodología cualitativa en educación hasta la actualidad, desde las diferentes áreas que han conformado esta manera de entender la investigación en el campo de las Ciencias Sociales, sobre todo desde la Antropología y la Sociología.